splash1
ballenera_hoy

Las Ballenas en Quintay

La ubicación geográfica de Quintay se destaca por ser una zona de surgencias, fenómeno de afloramiento de aguas frías, limpias y ricas en nutrientes. Históricamente esta condición le ha brindado a la localidad condiciones privilegiadas en cuanto a la abundancia de recursos pesqueros y biodiversidad marina. Un reflejo de esta biodiversidad es la presencia de mamíferos marinos como delfines y ballenas en las cercanías de la rada de Quintay. Es usual escuchar los testimonios de los pescadores de Quintay y sus encuentros con estos animales cuando realizan sus faenas mar adentro. Durante los inviernos de 2007 y 2008 esta presencia se hizo más evidente con la llegada al sector de ballenas que se ubicaron a escasos metros de la línea costera. Durante el año 2007 un ejemplar que fue avistado, permaneció por espacio de una semana en el sector de la playa grande, pero sin acercarse notoriamente a la costa.

Ballena Franca Austral y cría en la Playa Grande de Quintay, 2008 Pero el año 2008 los ejemplares avistados, una hembra con su cría, permanecieron por casi un mes en la playa grande de Quintay a pocos metros de la costa, permitiendo que numerosas personas pudieran apreciar a estas magnificas criaturas, aumentando notablemente el flujo turístico proveniente de Valparaíso y la Capital. En ambas oportunidades los ejemplares avistados correspondían a la Ballena Franca Austral (Eubalaena australis), reconocible por las callosidades en su cabeza y ausencia de aleta dorsal.

Cabe destacar que esta especie era muy apreciada por los balleneros, quienes la llamaban, “ballena correcta para cazar” o “Right Whale” (en español se usó la variante léxica de right = franca), debido a su manera fácil de cazar, al ser una especie curiosa, pasiva y de nado lento. Además, una vez cazada y muerta, esta ballena flotaba, facilitando la maniobra de atrincado y traslado. Esta especie fue cazada, junto a la Ballena Franca Septentrional y la Ballena de Groenlandia durante el siglo XIX hasta casi la extinción, razón por la que su captura en Chile durante el siglo XX no superó el 0,25% de las ballenas cazadas entre 1929 y 1983.

Hoy, las ballenas vuelven a la bahía de Quintay, libres de los peligros que las asecharon en el pasado y provocando la admiración de quienes fueron sus mayores depredadores.