splash1
ballenera_hoy

CIMARQ y la Ballenera

CIMARQ, emplazado en los terrenos que antiguamente sirvieron a la planta ballenera INDUS, inicia sus operaciones en 1993 cuando los terrenos se encontraban en decadentes condiciones, sólo quedando deterioradas ruinas y escasos vestigios de una industria que fue considerada en su tiempo como sinónimo de desarrollo y prosperidad para Chile, durante sus 24 años de funcionamiento.

Con una superficie total disponible cercana a los 8.500 m2, las 3 concesiones marítimas otorgadas a la UNAB se emplazan en las superficies de playa y relleno artificial, las que a mediados de la década de los 40 albergaron los amplios edificios y maquinaria de ultima generación, para procesar los enormes cetáceos de hasta 30 m de longitud y 140 toneladas.

Desde los primeros años, la UNAB se ha preocupado de la reconstrucción de los antiguos edificios de hormigón armado y gruesa albañilería, de manera de conservar parte del patrimonio histórico de esta industria y su legado a Quintay. Estas antiguas instalaciones que hoy en día ven su arquitectura recuperada, adquieren una nueva orientación, sirviendo como plataforma de investigación, docencia y desarrollo tecnológico en el área de las ciencias del mar, dando una nueva oportunidad de redimir la brutal explotación de estos cetáceos, que casi llevó a algunas especies a su extinción.

Hoy ya vemos recuperados los edificios de la ex planta ballenera.